06 marzo 2015

Cómo influye la estructura web en el posicionamiento


estructura-web

Post Invitado de Coach2Coach

Oímos y leemos a menudo que el factor más importante para Google de cara al posicionamiento es el contenido. Ciertamente el contenido es importante, pero de nada sirve tener un contenido extraordinario y bien diseñado dentro de una maraña incomprensible de datos. Es como tener El Quijote enterrado entre cientos de libros sin clasificar.

La estructura es, como si dijésemos, el esqueleto y soporte de nuestro sitio web. Sobre el esqueleto se sostienen todos y cada uno de los elementos que añaden distintas funcionalidades, por lo que si la estructura web es deficiente, lo demás será solo “maquillaje” o músculo. De poco sirve tener mucho músculo si no hay un esqueleto que sostenga el cuerpo en pie.

Sin una estructura “decente”, Google tendrá muchos problemas para indexar (clasificar) de forma adecuada un sitio web, por lo que su posicionamiento será deficiente.

Volviendo al Quijote, se trata de:

- Primero, que alguien sea capaz de clasificarlo. Quizá como “Obras Clásicas”, “Obras Maestras”, o similar.

- Segundo, ubicarlo en la estantería adecuada de la biblioteca, donde sea fácilmente localizable para quien lo busque.

Si la persona encargada de estas tareas no cuenta con el conocimiento necesario para clasificarlo, ni con una estantería donde ubicarlo, por muy Quijote que sea, volverá al montón de libros “sin clasificar”, donde será difícil volver a encontrarlo.

Esto es lo que ocurre con la mayoría de webs activas en internet, aunque no lo parezca.

Además de lo anterior, hay que tener en cuenta que otro de los parámetros sobre los que Google fundamenta su calificación y clasificación de una web y por tanto su posicionamiento, es su usabilidad y la experiencia de los usuarios. Esto nos lleva de nuevo a la estructura, puesto que la usabilidad forma parte de la estructura. Si la estructura es deficiente, es imposible que la web sea usable y produzca una buena experiencia al usuario. Cuando Google detecta una estructura, usabilidad y experiencia de usuario deficientes, digamos que lo que hace es poco más que ignorarla, de modo que su posicionamiento general resultará mucho más difícil.

La usabilidad y experiencia de usuario, volviendo de nuevo al Quijote, tendrían que ver, por ejemplo, con el volumen del ejemplar. ¿Es un volumen de estos inmanejables, pesados? ¿O es por el contrario una edición más ligera y llevadera? ¿Es un libro feo, de páginas incómodas, de letra ilegible, en su castellano antiguo original? ¿O es agradable estéticamente, suave al tacto, con letra legible y en castellano moderno? El usuario decide comprar uno u otro dependiendo del uso que quiera darle.

¿De qué consta la estructura web?

Cuando hablamos de estructura, como hemos visto, se trata de facilitar el trabajo de clasificación (indexación) a Google. Tenemos que ayudarle a que pueda interpretar, lo más fácil y rápidamente posible, “de qué va” nuestra web. Esto lo logramos, a grandes rasgos, a través de una configuración interna adecuada, páginas y títulos adecuados y enlaces internos adecuados y sus textos ancla. Si se presta atención a estos tres elementos, la experiencia del usuario y usabilidad web llegarán casi de forma automática.

1. La configuración interna. Hay cientos de parámetros a tener en cuenta, pero básicamente, se trata de utilizar un lenguaje que Google pueda interpretar. Por ejemplo, los enlaces permanentes, o utilizar las etiquetas “alt” en las imágenes. Google no puede ver imágenes. Solo rastrear código. Si no le hablamos en su lenguaje, no nos entiende. (Por ejemplo, tampoco entiende las páginas en “Flash”).

También aquí es importante recordar el tiempo de carga de la página y si es responsive. Respecto a lo primero, cuidado con el peso de las imágenes y de plugins innecesarios. Respecto a lo segundo, si no es responsive, no está siendo 100% usable para el 100% de usuarios.

2. Por lo general las páginas web se configuran externamente partiendo de la página de Inicio y alrededor de menús y submenús. Los menús están compuestos por páginas con un título y una URL que parte del dominio. Por ejemplo: minegocioestupendo.es/servicios-de-mi-negocio. Hay que darle importancia y ser especialmente cuidadosos con estos títulos puesto que es lo que primero lee Google y después trata de “cotejar” con el contenido del texto e imágenes.

Las categorías también tienen mucha importancia, pero para la estructura, no son tan determinantes como los títulos y los menús.

3. Los enlaces internos existentes entre las páginas de la web son imprescindibles. Ninguna página de importancia en cuanto al contenido debería quedar sin un enlace procedente de otra página, que generalmente ha de ser la de Inicio. Es importante darse cuenta de que casi siempre, Google va a rastrear primero la página de Inicio. Si desde esta página no existe ningún enlace interno hacia otra/s página/s, Google no tiene por donde seguir y se va.

Por último, volver a resaltar la importancia de que Google sea capaz de rastrear e indexar nuestra web, BIEN.

Que enviemos nuestro sitemap y rastree nuestras páginas no garantiza, ni remotamente, un buen posicionamiento. Debemos darle montones de información (de ahí la necesidad de un blog) homogénea (sobre temas coherentes entre sí) para que sea capaz de deducir de qué va la web. Hay que tener en cuenta que Google no es un humano y no lee igual que nosotros. Hay que facilitarle la labor de indexación (clasificación) lo máximo posible para que no nos clasifique como “misceláneos” y pueda, en última instancia, colocarnos en la estantería adecuada, junto al Quijote. :)

Fuente imagen: deviantart

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola, por favor se amable, deja tu nombre y si necesitas respuesta suscribete al comentario ya que te responderé aquí mismo.

@>-,´-: MaLiNa

 

Copyright 2008 | Design by Somos Marca